viernes, julio 21, 2006

El "eje del bien"

Si hace tiempo que no escribo es en parte porque la computadora de mi casa está en reparaciones y en el trabajo no tengo oportunidad de hacerlo, pero también porque cualquier tema me parece banal al lado de la guerra en Medio Oriente y ésta me resulta suficientemente dolorosa como para dejarme mudo.

Ayer los diarios contaban que un misil de Hezbollah había matado a dos niños en Nazaret. La noticia nos daba sus nombres y sus edades, los humanizaba lo más posible, sólo faltaba que nos informaran cuáles eran sus juguetes preferidos. Ese mismo día el ejército israelí mató a 56 personas en el Líbano, 55 de ellas civiles, pero este dato no pasaba de ser una cifra: gente sin nombre y sin rostro. ¿Por qué esa diferencia en el enfoque? John Bolton, embajador yanqui ante la ONU, nos aclara que "Sería un error adjudicar equivalencia moral a los civiles que mueren por actos terroristas" con los que mueren como consecuencia de la lucha antiterrorista (AFP, 17/07). El hombre y su circunstancia: la vida humana no tiene un valor específico, éste depende de dónde mierda le haya tocado a uno tratar de llevarla adelante.

El secretario general de la ONU pide al Consejo de Seguridad que tome las medidas necesarias para lograr el cese de las hostilidades (iniciativa que será vetada por Estados Unidos, que ya vetó esa expresión de deseo en el comunicado conjunto del G8) y el embajador israelita se muestra indignado: "Estoy más molesto por lo que no ha dicho que por lo que ha dicho: ha omitido la palabra terrorismo que es el origen del sufrimiento al que está sometido el pueblo del Líbano". Bombardear a la población civil y matar a 55 inocentes para eliminar a un combatiente no es terrorismo, es una estrategia militar lícita, es el desagradable pero inevitable modo en que la civilización trata de llevar a los bárbaros la sublime bendición de la democracia... Disculpen si mis ideas no son muy claras o mi prosa no es muy elegante: estoy demasiado enojado y demasiado triste.

5 comentarios:

Grismar dijo...

Nada que decir, coincidimos en broncas, impotencias, angustias y en lo que nos moviliza.

Anónimo dijo...

Son muchos los medios que sostienen el enfoque del sufrimiento israelí haciendo caso omiso a las bajas de edificios cargados de gente común que por haber nacido en Irak o Líbano pasan a ser terroristas.
un abrazo sacado
Diego Popetti

maun dijo...

Es cierto, demasiada tristeza, demasiado enojo, demasiadas y terribles situaciones que sostener cuando cada vez son mas los que se dan cuenta que ya, los que se llaman "los buenos", no pueden seguir enganiando a nadie con sus fábulas sobre "los malos".
Saludosss!!

Cinzcéu dijo...

¿Qué agregar? Sólo que la CNN ya se permite mostrar a niños libaneses hopitalizados y a su médico testimoniando que son víctimas de armas químicas masivas.

vitore dijo...

A mi es que el justificar por cada una de las partes sus respectivos ataques diciendo; como los niños pequeños; que el otro empezó antes, me parecería una anécdota si estuviésemos hablando de que niño pegó una patada a qué niño primero... Lo malo es que las bombas no son patadas. Son muerte.