viernes, enero 26, 2007

Álbumes eran los de antes

Ayer leía declaraciones de Nito Montecchia, miembro de la banda Los Auténticos Decadentes, en el sentido de que las canciones disponibles en internet y MP3 podrían malograr la apreciación de las obras artísticas; cito: "Prefiero el concepto de escuchar un álbum tal como lo creó el artista, y no las canciones sueltas; ni siquiera me gusta poner la función random del equipo para pasar CDs". Cada quien tiene el derecho de escuchar música como le plazca pero creo que el "concepto de álbum" fue algo transitorio que duró apenas algunas generaciones y lo que están produciendo internet y MP3 es el regreso a lo que siempre fue la lógica unidad de medida en la música popular: la canción.

Hasta la década de los 70, a pesar de su coexistencia con el long play, el principal medio de difusión musical continuó siendo el single. Luego se impuso comercialmente el álbum y los artistas adecuaron sus obras a ese soporte, no es que éste se adecuara mejor a aquellas. Es difícil imaginar que el disco doble Tales From Topographic Oceans de Yes, con cuatro canciones de unos veinte minutos cada una, hubiese sido producido con ese mismo formato en otra época. Las versiones serían más largas o más cortas, la cantidad de temas no sería necesariamente par, los condicionamientos serían otros. El "concepto de álbum" nació a raíz de un nuevo soporte y era totalmente previsible que muriera junto con él.

Al margen, el exagerado respeto a dicho "concepto" puede provocar algunos sinsentidos; tal vez el mejor ejemplo sea el surco final de Sergeant Pepper's Lonely Hearts Club Band, un detalle ingenioso y original que aprovechaba las características del material con el cual se estaba trabajando (como el escultor en madera puede aprovechar un nudo) y sólo tiene sentido en un disco de vinilo. Resulta ridículo que ediciones posteriores en CD lo incluyan reducido a una duración arbitraria cuando toda la gracia está en que es infinito; si deja de serlo por ausencia de un mecanismo que lo posibilite debería excluirse, pero no, ahí figura ese remedo vaciado de significado.

Sr. Montecchia: ¿Ud. diría que no es conveniente leer El Aleph antes que El inmortal porque éste lo precede en la edición impresa de un libro de cuentos? Yo creo que la música, esa cosa a la que Ud. se dedica hoy en día, está conformada por canciones y ya no por álbumes, y así en el Winco como en el iPod la canción sigue siendo la misma (Led Zeppelin dixit... en un álbum, claro).

5 comentarios:

Cinzcéu dijo...

No sé muy bien qué comentar que no esté ya dicho. Me maravilla leer inteligentes análisis mediático- semióticos por fuera de tanto discurso pedorro que se autotitula especialista en algo.
El Sr. Auténtico Decadente muestra su hilacha: prefiero ser el centro del universo y decidirlo todo, porque soy El Artista. Pues ni lo sos ni podés, chabón, calmate y hacé música (o no) y adecuate al mundo, como cualquier hijo de vecino. La verdad es que estos temas me tienen mal pero no voy a abusar de este espacio.
Un abrazo.

Grismar dijo...

El argumento del Sr Decadente me parece sólo un intento más de tratar de evitar que bajemos música de la web, en ese caso prefiero el honesto argumento con el que U2 llevó a juicio al viejo Napster: perdemos tantos miles diarios.
La aparición del concepto de álbum promovió los LP temáticos, como La Biblia, The wall, Cristo Rock y tantos más, pero, como decís, nacieron por el formato y murieron con él. Cabría preguntarle al Sr Montecchia por qué entonces firman gustosos la edición de cd de "grandes éxitos" a criterio de la productora. Prefiero bajar los temas que me gusten y armar mis propios cd, y que si me lo discuten sea con el argumento verdadero: pierden plata.

vitore dijo...

Hasta en la época que podríamos llamar "de álbumes" se hicieron pocos conceptuales que "tuviesen" que escucharse como un todo. Además, es que fastidia el "tener que hacer" lo que sea. Yo cuando me hago CDs para el coche mezclo Diana Krall con Dixie Chicks aunque sólo sea porque empiezan por D. Me importa un pito que me diga quien sea que no pega una cosa con otra.

1+ dijo...

Cinzcéu: Te noto un poco alterado... mejor sentate y escuchá un buen álbum.
Grismar: Qué malpensada, ¿no sabés que el Verdadero Artista no es materialista?
Vitore: Lo tuyo es el acabóse; si mezclás jazz, folk y rock en el mismo CD provocás la debacle de los sectarismos y la desaparición del mundo tal cual lo conocemos.
Saludos a todos.

SirThomas dijo...

Entiendo el concepto y posiblemente sea correcto. Los discos, salvo excepciones que usted marcó, no suelen ser conceptuales, sino más bien "colecciones de canciones que se presentan se manera conjunta pero que poco tienen que ver entre sí y tranquilamente se pueden escuchar separadamente".

si entendí algo mal, no fue la intención.

Saludos.