lunes, octubre 08, 2007

Cada loco con su sema

Que se habla mal ya es sabido. En un comentario a una excelente entrada ajena mencioné que me molesta especialmente la generalizada sustitución del subjuntivo por un desubicado potencial. Descubrí, mediante la carpeta y los apuntes de mi hija que cursa la escuela primaria, que también han modificado la gramática; yo me manejaba con cuatro modos verbales: indicativo, subjuntivo, potencial e imperativo, pero ahora resulta (y la RAE lo confirma) que son sólo tres. ¿Qué pasó con el potencial? Se convirtió en un tiempo simple del modo indicativo, y lo más llamativo para mí es que ya no se llama potencial sino condicional. En mi ignorancia, yo siempre había llamado condicional al subjuntivo, que marca la condición (si esto no fuera así) para que se dé lo que sólo es en potencia (sería de otro modo). Soy una bestia.

Sin embargo esta introducción no tiene mucho que ver con el tema que quiero abordar. El tema es que importa muy poco la corrección sintáctica porque el problema básico es semántico: ¿de qué serviría expresar claramente nuestras opiniones si cada quien entenderá lo que se le cante el orto entender? Para ilustrarlo voy a servirme de un ejemplo que no abandona el ámbito educacional. Me contó una conocida que asiste a una secundaria para adultos que la profesora de Literatura, una señora mayor que debe hacer más de treinta años que dicta cátedra sobre el Martín Fierro, hizo leer, entre otras, esta estrofa:
Y apenas la madrugada
empezaba coloriar,
los pájaros a cantar
y las gallinas a apiarse,
era cosa de largarse
cada cual a trabajar.
Ante la pregunta de un alumno curioso sobre a qué se referían con "apiarse" respondió: "Eso... eh... tiene que ver con el piar de las aves, ¿vio?" No, señora, no vi; lo único que veo es que usted, aunque más no sea por oficio, debería tener un poquito más de clase para zafar de preguntas cuya respuesta desconoce.

Así llego por fin adonde quería llegar. Busqué en internet la letra de "Cada loco con su tema" de Joan Manuel Serrat, porque no recordaba algunas de las muchas comparaciones que enumera el autor. Me sorprendió que en más de una página (según Google, nada menos que en 101) apareciera el siguiente verso:
(...) y alfarero de Capdevera al vigía de Occidente.
Más allá del problema sintáctico que representa la ausencia del artículo (que como pueden ver en el enlace en muchas de esas páginas subsanaron poniendo, simplemente, "el alfarero": ¡este bruto del Nano que se come las palabras!), yo ignoro si en Capdevera hay un faro e incluso si existe una localidad con ese nombre, pero no puedo dejar de preguntarme qué carajo tendría que ver la alfarería con el susodicho vigía... No importa, tal vez Serrat se había tomado un ácido o puesto surrealista; yo escucho "alfarero" y transcribo "alfarero" y no me vengan a joder con cuestiones de sentido.

En resumen, sin sentido común no hay semántica que valga.

4 comentarios:

Cinzcéu dijo...

El Martín Fierro ¿es la canción del tipo que está enfermo y empieza "acá me pongo a cantar al compás de la viruela"?
Parece que en Mallorca hay Capdevera y Capdepera (o quizás sea la misma en castellano y mallorquín, no sé) y en Capdepera hay un faro, sí señor. Lo que no se sabe es si, además, hay un alfarero...
Un abrazo.

Padre Tiempo dijo...

Confirmado: el farero se llamaría Susvín, un valerosos muchacho que.. Bueno, ya se sabe...
Saludos.

Luana Guelmi dijo...

jajaja, Es "al Farero de Capdepera al vigía de occidente"

No se quién ees el Farero pero el vigía de occidente es Franco.

saludos

Luana Guelmi dijo...

perdón el Farero