lunes, noviembre 07, 2005

¡Toc toc! ¿Hay alguien ahí?

Antes de abrir este blog solía escribir estas mismas cosas, que no sé cómo clasificar, y distribuirlas vía mail a mi libreta de direcciones. Una breve y somera encuesta entre mis amistades y conocidos (o simplemente conocidos, si considero que a quienes más conozco es a mis amigos) arrojó unos resultados de lo más sorprendentes:

1º) La mayoría de los que leían mis mails con interés no han visitado El guinõ.

2º) Los que lo han hecho y acostumbraban responderme con alguna opinión o un minimalista "está bueno" no han dejado ningún comentario aquí.

Más que decepcionado estoy desconcertado... ¿Alguien con mejores herramientas de análisis podría explicarme el motivo de estas extrañas conductas? Más allá de eso, tal vez por amor propio o quizás por la testarudez de mi porcentaje de sangre vasca, no pienso volver a enviar mails masivos: ¡En ésta me planto!

7 comentarios:

El perro dijo...

No tengo la menor idea, 1+... lo único que te puedo decir es que mi caso es el inverso.

Cinzcéu dijo...

Una hipótesis: a diferencia del mail, este espacio es público. No sé si vale la comparación pero es frecuente que alguien que tiene mucho para comentar en una charla o en una clase, espera a su finalización y se lo dice en privado al orador. Muchas personas actúan así y muchos perros, al revés.

el perro dijo...

Otra hipótesis: hay poca predisposición para hacer comentarios porque una policía semiótica patrulla el blog, controlando el buen tono del discurso.
Gracias por la invitación a participar, 1+. El universo blog es interesante, a pesar de la escasa convocatoria.
Nos comunicamos por mail y seguramente nos veremos en algún pantagruélico asado.

Grismar dijo...

Creo que el universo del blog tiene tanta o más convocatoria que lo que ha tenido cualquier otro medio similar. Deducir las visitas al blog por sus comentarios suele no ser un buen parámetro, me cruzo a diario con gente que me dice haber leído, pero jamás dejó un comentario, y me han dado las más diversas razones, desde que estaba muy bien escrito y no ameritaba nada nuevo hasta que no se les ocurre qué decir. Yo veo un aspecto positivo en eso: no les parece, en general, un espacio para el mero aplauso, sino para la opinión. Y personalmente prefiero dos que me peguen a 20 que me aplaudan y ni siquiera esté segura de que me hayan leído.

1+ dijo...

Grismar, dos aclaraciones:
1. No deduzco las visitas al blog por los comentarios, pregunté personamente a gente que había invitado a visitarlo y obtuve mayoría de respuestas negativas.
2. ¿Algo en el post te sugiere que busco aplausos? (tal vez la elección del "está bueno" como ejemplo, pero no apuntaba ahí). Las respuestas más interesantes a aquellos mails grupales eran las críticas, y a veces derivaban en discusiones que terminaban por modificar mi punto de vista original. Monologar está bien, pero dialogar mucho mejor.

Grismar dijo...

1+:
1. tenés razón, de hecho cuando me leí pensé que nada me decía que dedujeras visitas por comentarios, más bien eso hice yo en un primer momento y después comprendí que era un error.
2. No dije eso, me basé en algo más general. He visto demasiados blogs con 20 comentarios que ni de rebote dicen una palabra del post, sino que son un aplauso, y en otros no existe eso (o apenas) y lo veo como algo positivo, no sólo porque es mucho mejor el diálogo sino porque dice algo de la gente que lee el blog. Aunque por supuesto que sería más interesante que dijeran con palabras y no con silencios.
También me pasó algo similar a vos con las personas más cercanas y las que antes respondían mis mails, y lo atribuí a que el mail (aún el grupal) es interpersonal, llega a la mailera de alguien porque alguien se lo envió, la relación es diferente, es alguien que me tuvo en cuenta y me envió su texto, por lo tanto la reciprocidad parece algo inevitable, en el blog eso no existe, se debe desear ir a leer al otro. Claro que lo que dice respecto al interés a veces no es agradable, pero es. O será como dice Cinzcéu, el hecho público, o la policía semiótica del perro.

SebastianDell dijo...

Ten paciencia por las visitas, a la gente le cuesta un poco habituarse a visitarte. Lo sé yo que llevo dos años escribiendo, aunque de manera interrumpida, y hasta hace un par de meses no tenía demasiadas visitas. Y respecto a los comentarios, pues es algo que tampoco va relacionado. Yo tengo aproximadamente unas 60 visitas de personas diferentes al día. Quita los accesos por google a artículos concretos, sé un poco pesimista, y déjalo en 30. Pues habitualmente no paso de 10 comentarios por post. Y gracias.

Tú escribe, si les gustas la gente poco a poco te irá leyendo. Yo, por ejemplo ;)