martes, diciembre 20, 2005

Bestiario: el mextlal

dedicado a mis hijos
y ¿por qué no? a María Elena Walsh

El mextlal es un crustáceo
que precisa un clima cálido,
si no se pone violáceo
en lugar de rosa pálido.

En celo deja el Pacífico
y va a las playas de Méjico
donde intenta ser prolífico
pero queda parapléjico.

Entonces aunque sea anfibio
no vuelve al mar ni por chasco:
se lo suele comer tibio
con chile y salsa tabasco.

5 comentarios:

1+ dijo...

Éste sí es nuevo... ¿Deberé inferir de este post y del anterior que estoy teniendo una regresión?

Grismar dijo...

¿Regresás al negro feo que escribe sonetos? No parece ser un mal lugar.

Don físico dijo...

Negro...volvé, regresá, que te perdonamos. ;)

Cinzcéu dijo...

Para un crustáceo parapléjico y tibio esperaba algún "asco" en el verso final. Jajaja, ¡qué bicho fulero!

Anónimo dijo...

Bien las esdrújulas. Es poesía de tres cuartetos con muchas licencias para homogeneizar las nueve sílabas en todos los casos.
Me gustó la fantasía de Cinceu que lo imaginó en el baño. No es mal lugar.
Popetti