sábado, diciembre 17, 2005

Traumas infantiles

Yo tengo un problemita de autoestima: Por más que la experiencia me indique lo contrario no logro realmente creer que pueda resultar atractivo para nadie. Tengo un recuerdo nítido, en un boliche en la década de los 80, en el que una chica me contesta inmediatamente que sí, que a ella también le gusto, y yo me la quedo mirando asombrado y pregunto "¿En serio?" Fue la única vez que lo dije en voz alta pero la incredulidad siempre está. Sospecho que ese convencimiento sobre mi supuesta fealdad se debe a mi querida madre. Creo que en una oportunidad, siendo yo un niño pequeño la oí decir que X (mi hermano mayor) había nacido hermoso, ni siquiera arrugado, pero que Y (yo) nació negro y feo, a lo que sin solución de continuidad agregó "claro que a los pocos días se puso precioso como todos los bebés", pero mi tierna mente infantil no registró realmente esa aclaración. Lo que quedó grabado profundamente en su matriz fue que el que era para mí el ser más sabio del mundo en ese momento, Mi Madre, afirmaba que yo era un negro feo. Por supuesto, en el fondo de mi conciencia seguiré siéndolo hasta que me muera por más que todas las mujeres del planeta me aseguren que soy un lindo hombre.

Mi querido padre, para no quedarse atrás, también tuvo algunos deslices, sobre todo relacionados con la sexualidad. La existencia de la vagina fue para mí todo un descubrimiento y una conmoción a edad bastante avanzada (escuela primaria) porque cierta vez, después de orinar pregunté "Papá, ¿es cierto que las mujeres no tienen pito?" "Sí, es cierto." "¿Y qué tienen en lugar de pito, por dónde hacen pis?" "Nada, hacen pis por un agujero." Ahora entiendo que ese "nada" fue sólo una forma de comenzar una frase (hoy en día se usa muchísimo: todo un adelantado el viejo) que era la respuesta única a ambas preguntas, pero mi pregunta había sido compuesta y por lo tanto la tomé como doble: Respuesta 1) Las mujeres no tienen nada en lugar del pene. Respuesta 2) Las mujeres orinan por un agujero. A esa corta edad estaba comenzando a reconocer mi cuerpecito y, a falta de algún elemento que remplazara al pitulín, ¿dónde tenía yo un agujero convenientemente escatológico?... ¡Por supuesto, las mujeres mean por el culo!!!

Y después pretenden que no tenga problemas psicológicos, si apenas comprendo como pude llegar íntegro a la adultez.

3 comentarios:

Cinzcéu dijo...

Me identifico bastante porque tengo mis propios traumas infantiles. Fui un X (yo) lleno de infantiles pseudo-virtudes, exageraciones y angustias reales al que un día le presentaron a un Y (mi hermano menor) y recuerdo que un pequeño nazi (y no es mi lectura adulta, el niño pintaba svásticas) me dijo despectivamente que mi hermano era negro. Como mi vieja, que en su infancia había sido llamada "la negra". No recuerdo de qué modo mandé al carajo al nazi pero sí que siempre quise y quiero a mi hermano y, con el tiempo, supe que en muchas cosas él era mucho más lindo, eficiente, honesto, claro, talentoso, inteligente y afectivo que yo. Mucho más "blanco" si tomamos la cosa metafóricamente.
Mi padre también hizo lo que pudo y recuerdo que a aquella corta edad o poca más, cuando se me ocurrió inquirir por el coito (vaya a saberse cómo lo pregunté), me lo explicó de tal modo que sólo pude imaginarlo como un acto mecánico y pragmático- reproductivo que la pareja llevaba a cabo... ¡de pie y en el baño! No se me pregunte por qué pero eso me figuré en aquel momento y tuve que aprender por la experiencia que era otra cosa.
Todos somos eso que nos moldeó pero también somos lo que hacemos o con eso, si me permite una suerte de aforismo tonto. Y en tu caso, 1+, se te lee muy íntegro en tu adultez.

eli dijo...

me identifico bastante yo tengo muyos traumas in fantiles y solo tengo recuerdos malos de my infansia lo pase muy mal perdie a my madre y en sima my padre nos maltrataba

Anónimo dijo...

hola, la verdad creo que todos tenemos cierto grado de traumas sicológicos en la niñez, de hecho nuestros padres nos hieren conciente o inconcientemente porque hicieron lo mismo con ellos, en otras palabras la vida es una cadena de mierda, y no sabemos donde empezó ni donde acabará.
De mi madre no tengo muchos recuerdos porque la mayoría del tiempo pasaba Sola, mi padre ausente llegaba en las noches y casi nunca lo veía.
Cuando pedí explicación de lo de "como nacen los bebés", no pude dormir como en una semana con la respuesta frenética de mi vieja (se introduce el pene por la vagina).. que asco hasta ahora no me hago a la idea será por ello que sigo virgen =), bueno de todas maneras uno se forja la personalidad a lo largo de la vida, y es mejor hacerlo dejando al margen todo sentimiento ajeno que nos produzca "constipación"....