lunes, diciembre 26, 2005

No somos (casi) nada

Acabo de recibir un e-mail de publicidad del banco con el que opero. Afortunadamente sus asesores legales les han recordado que incluyan una opción de "desuscripción", opción que tomé y espero que funcione, pero no es eso lo que me preocupa: Estoy prácticamente seguro de que yo no les había dado esa dirección en ninguna de mis operaciones por internet, ni en mis pocas operaciones telefónicas, ni en ningún formulario ni solicitud. A esta altura ya no me sorprenden estas cosas porque sé cómo funciona el sistema, pero cada vez que suceden no puedo evitar sentirme algo intranquilo, algo desprotegido, algo... tan cosificado binariamente.

PD: Me estoy yendo a pasar un par de días con mis hijos en los que no visitaré internet (aunque permaneceré ahí como cosa binaria). Nos leeremos a la vuelta.

3 comentarios:

Grismar dijo...

El Big Brother nos protege (y no hay desuscripción posible)
Que pases lindos días.

Cinzcéu dijo...

Si fuera la caja de ahorro abierta por el empleador y la dirección de mail laboral, quizás banco y empresa estén confabulados. Y mientras leés la publicidad bancaria, la empresa te apercibe por hacerlo en horario de trabajo...

SebastianDell dijo...

Caballero, tenga usted *mucho* cuidado con los correos recibidos en nombre de os bancos. Ya sé que lo sabe, pero eso, tenga cuidado, por si las moscas.

Y en cuando a lo demás, si opera usted con ese banco, espero que sea buen cirujano.