lunes, enero 30, 2006

Sin título

Cuando volvamos a tener el tiempo
de observar la danza de la lluvia en el viento
y escuchar su ritmo sincopado y violento
para amarnos después sin ningún pensamiento,

cuando volvamos a tener el tiempo
de mantener nuestra mirada sin motivo
hasta sentir este deseo compulsivo
por celebrar el gran milagro de estar vivo,

cuando volvamos a tener el tiempo
para hacer nada mientras todo sigue andando
y echarnos abrazados sobre un césped blando
dejando al mundo desbocarse sin comando,

cuando volvamos a tener el tiempo
y volvamos a tenernos
tal vez esos momentos sean eternos.

Nota: Este post y "Rutina" son refritos de textos del año 2001... Como ven estoy revisionista.

3 comentarios:

Grismar dijo...

Para quienes no te habíamos leído antes es una suerte que estés revisionista. (Una pavada al margen: tenés un revisionismo interesante, en ambos "refritás" el tiempo). Besos.

El Mono dijo...

Le ponemo un buen estribillo y la salimo a cantar por los cien barrios porteños. Yo te hago la segunda.

1+ dijo...

Cuando quieras. Ponele música ponele.