jueves, enero 12, 2006

Una gran artista


Hace unos años mi hija, que tenía 7 y siempre fue apasionada por el dibujo y la pintura, me preguntó de pronto "¿Querés que te haga un retrato?" "¿? Sí, claro..." Ahí nomás, a mano alzada, con el block de papel sobre la falda y en un escaso par de minutos terminó regalándome la ilustración que adorna este post.

Obviamente es una de mis posesiones más valiosas. Me quedo meditando sobre si éste no será el único tipo de objetos, por irrepetibles y personales, que uno puede realmente poseer.

4 comentarios:

Cinzcéu dijo...

Sin duda, una gran artista. Con la firma de tu hija es una valiosa posesión; con la firma de un pintor famoso sería una valioso negoción.

El perro dijo...

Una genia.

Grismar dijo...

Nadie puede darle a ese retrato el valor que tiene para vos, pero no pude evitar verlo desde otro lugar. Cuando abrí el blog y lo vi tuve un flash de uno de los autorretratos al carbón de Van Gogh (de quien me asumo apasionada), luego leí y me pareció increíble. El manejo del semi perfilado a esa edad (y casi a cualquiera) es un don que pocos tienen. Mis disculpas si el comentario no se refiere a lo puntual del post, pero realmente me maravilló.

1+ dijo...

Cinzcéu: Aunque mi hija se vuelva famosa este retrato seguirá siendo innegociable.

Perro: ¡Hola, todavía estás ahí!!! Extañaba tu participación.

Grismar: Creo que sí tiene que ver con el post. Comparto lo de "casi a cualquier edad" porque yo, al menos, me declaro imcompetente en la materia.