domingo, noviembre 30, 2008

Hoy no es (sólo) hoy

Se acaba noviembre y, como me prometí a mí mismo, debería publicar algún post. Esta vez agradezco a Cinzcéu que me acicateó, tal como en septiembre lo había hecho Pat-.

Hace un mes y medio se cumplieron tres años desde que abriera este blog y subiera su primera entrada. Durante ese lapso pasaron muchas cosas, tanto en mi vida personal como en mi experiencia en la blogósfera bajo el seudónimo de 1+. Primero dimitió el Mono Sapiens, tal vez el autor más original que me haya sido dado encontrar en este medio, y luego también se discontinuaron otros blogs que me era grato leer. Desde entonces he hecho otros hallazgos, como la sabrosa prosa de Fedefer, pero tengo una impresión nefasta: desde el principio, por supuesto, hubo blogs muy pelotudos, pero en este momento la oferta de lectura crece en proyección geométrica y no mantiene, de ningún modo, el porcentaje de opciones relativamente valiosas; o dicho de otro modo: esto se está convirtiendo en un pajar cada vez más enorme en el que la cantidad de agujas escondidas no aumenta al mismo ritmo.

Por otro lado, hace bastante tiempo decía que "suele considerase que la principal característica de un blog es su actualización periódica, y entonces uno que ya no se actualiza se convertiría en un 'blog muerto' y se impondría su eliminación [de la lista de enlaces]; pero a la vez otro atributo importante de los blogs, a diferencia de otros formatos en internet, es su archivo permanente." Si bien eso es cierto desde el punto de vista formal, es indudable que pocos lo entienden así desde la práctica: tal parece que sólo se lee lo último publicado o, a lo sumo, lo que aparece en la página inicial (si hace falta un ejemplo, alguien con actitud tan poco posmo como Fede –tómelo como un cumplido, mi estimado- recién leyó Historia cuando lo enlacé en Billetes, a pesar de haber estado a disposición en esa 1ª resenã que ocupa un lugar muy destacado en la barra lateral y supongo que nadie visita al descubrir este sitio).

En ese sentido no puedo dejar de mencionar la "bloglist" que Blogger puso a disposición de los usuarios hace un tiempo y cada vez mayor cantidad de ellos adoptan. Más allá de su utilidad como herramienta es innegable que fomenta la cultura del presente continuo, del blogger sin pasado: tu blog es tu post de hoy, y punto. Por supuesto, los directivos de Google no son ningunos idiotas y lo que hicieron fue incluir algo que ya muchos usaban por fuera de la compañía: hace un tiempo leía una entrada de Baterflai (blogger seguramente exitosa según parámetros que no comparto) donde se quejaba de los que ponen el feed RSS -¿lo qué?- en "corto" porque le impedía leer las actualizaciones completas vía Bloglines sin entrar blog por blog. ¿Acaso en un blog no importa el entorno gráfico elegido detalle a detalle por su autor, acaso éste no condiciona de algún modo la apreciación de un determinado texto? ¿Un blog es tan sólo una casilla de e-mail abierta al público? Para mí un blog es más bien una puesta en escena global, con detalles subliminales que hacen al caso y sería irrespetuoso soslayar y, sobre todo, con un archivo permanente que hace responsable al editor de lo dicho ayer y antes de ayer, obligándolo a una línea editorial coherente o a dar cuenta a sus lectores de algún cambio de opinión, argumentando. Más que una casilla de e-mail un blog sería un disco rígido –abierto al público, claro- donde "publicar" sería sinónimo de "guardar".

Yo soy un bicho raro y sigo considerando que este blog no es sólo este post: El Guinõ son también esas seis entradas elegidas y enlazadas en el Post Nº 100, ahí a la derecha, debajo del retrato que me hizo mi hija y del tema de Creadence (que puse poco antes de la muerte de mi viejo y ahora me cuesta cambiar porque me recuerda a él, ya que tenía ese single entre sus discos -principalmente de jazz- y yo lo gasté a conciencia de niño, antes de adentrarme en universos musicales más intrincados) y también Espejito espejito, Viejos sonetos de humor y Hay motivos personales; también Rutina o La búsqueda de la magia; también los textos breves de La moneda, Es un sentimientooo, Encuentro, Versión libre, Simultáneamente... y también, claro, la confesión de Los tres locos.

No sé, sinceramente, si habrá post en diciembre, ni en enero o febrero. No tengo demasiadas ganas de publicar, me siento abúlico y muy cansado. Mientras tanto, en el párrafo anterior les dejo una buena cantidad de literatura a un sólo click de distancia, ya que la cultura imperante impone que dos o tres sean demasiados.

Hasta luego.
Hasta la vista (baby).
Hasta (la victoria) siempre.

10 comentarios:

Cinzcéu dijo...

Hoy no es sólo hoy, claro. Muy buena entrada que me llevó a leer grandes artículos ya leídos y, casi todos, comentados. El recurso de enlazar viejos posts en nuevos posts contribuye a su lectura o relectura; así son los hábitos instalados a propósito de este medio, formato o lo que fuere, si es que es algo.
Como habrás visto, suelo apelar (como vos acá) a ese recurso de enlace de lo viejo en lo nuevo: quizás sea el único modo práctico de reconstruir series, sugerir lecturas y hacerse responsable.
Espero poder leerte acá nuevas entradas en diciembre, enero, febrero e incluso mucho después; aún si debiera hacer cinco, diez o más clicks.
Un abrazo.

Baterflai dijo...

Disculpe, pero me causa gracia que alguien me suponga "exitosa" solamente por hacer lo que se me canta la regalada gana.
Lamento que su puesta en escena global siga siendo tan corta.
Y lamento, sobre todo, que alguna vez me haya leído.

1+ dijo...

Baterflai: deje de lamentarse y disfrute, que eso es lo que postula esta cultura posmoderna.
Aunque su comentario es bastante poco claro sospecho que se ha ofendido (como suele sucederle a la gente conmigo) y me encantaría saber por qué (como siempre me sucede) ya que en el post no hay nada ofensivo contra usted ni contra su blog. De hecho, si incluí su nick y el enlace es porque me parece un blog relativamente digno de ser enlazado, pero si eso la molesta sólo hágamelo saber y modifico la entrada eliminando ambas cosas.
Finalmente, ya que usted elige ofenderse por cosas que yo no he escrito, lo verdaderamente lamentable sería que usted no me haya leído pero comente acá realmente convencida de que sí lo ha hecho.
Saludos.

SirThomas dijo...

Es una buena observación la que hacés respecto del "blogroll" o o blogslit; cuando entendí su mecánica, dudé en incluirlo en el blog por lo que vos destacás, muestra sólo la última entrada, y estoy casi seguro, que a varios "bloggers", por una cuestión de competencia o de temor al olvido si su blog "baja" en ese listado, se ven auto-obligados a actualizar su blog más de lo que quisieran, justamente para que lo que acabo de destacar no les ocurra. No se a cuánta gente le pasará, supongo que a los más preocupados por eso, por la cantidades de visitas y demás, a mí por suerte no me ocurre.

Y claro que este blog no es sólo este post; para mí lo bueno de haber encontrado este blog y el de Cinzcéu fue que tenían mucho para leer, y me tomé el placer de hacerlo en buena medida (este espacio casi en su totalidad, exceptuando los sonetos, le confieso, por alguna razón les escapo, quizás por su "forma", una vieja pelea que mantengo con esa forma de escribir, no se por qué motivo pero se me hacen menos entendibles que si estuviese escrito en prosa, aunque algunos he leído... antes de la lluvia, había comenzado a leerlo de atrás para adelante, pero a mitad de camino desistí, quizás lo retome o me guíe por los links que van dejando, que me parece algo muy bueno).

Y si tiene ganas de escribir (o de publicar lo que escribe) hágalo, sino no, desde aquí es un placer leerlo.

Saludos.

Cinzcéu dijo...

Yo creo que el relativo éxito de Baterflai ha de basarse en la desbordante simpatía con que comenta entradas ajenas que enlazan su blog.

.:. chirusa .:. dijo...

cuando uno encuentra a alguien que se hace digno de leer y disfrutar, alguien que con sus palabras te hace click por algún recodo del mate, se queda, y espera... independientemente de lo que el autor decida escribir o el tiempo que demore en volver a hacerlo.

También extraño a Amarah y Maun, como extrañaba a Tuky (a quien seguí desde mis inicios) y gracias a no haberla quitado de bloglines supe que volvió a escribir después de mucho tiempo, aunque ahora solo para lectores invitados y tengo el privilegio de ser una invitada a hacerlo - con mujeres con sombrero mantengo la misma esperanza, ya que han dejado la puerta abierta (muchos se van eliminando el blog por completo)

Me gustaría que ésta puerta siga quedando abierta, y verte regresar cuando sea.

Siempre he rescatado de vos (y te lo he escrito) la franqueza con que te has manejado, en éstos tiempos y medios en que abunda la obsecuencia, es un valor que siempre he respetado.

Y por sobre todas las cosas, siempre me agradó tu carácter "amotinado" (quizá contrariamente a lo que pueda ocurrirle a otra gente)

Que la fuerza te acompañe.
Acá me quedo.
un abrazo.

Nacho dijo...

No es (aún) el caso de éste, pero he leído por lo menos una decena de blogs de principio a fin, muchas veces con comentarios incluidos, a veces hasta la obsesión de leer cosas varias veces, porque me han gustado mucho. Suele pasarme: largas trasnoches leyendo hasta las 9 AM un debate en el 2006 sobre un tema que para muchos quizás no tenga ninguna actualidad hoy pero que a mí me engancha como una final de fóbal. Y cuando, por más abundante que sea, se acaba el material para leer en ellos, es una verdadera pena, porque en general me ocurre cuando más entusiasmado vengo en la lectura (a la quinta trasnoche consecutive de hacer lo mismo, quizás). Pero al menos queda el archivo que siempre se puede volver a visitar. Por eso le pido en general a los bloggers que se cansan de escribir que no borren lo escrito antes, así lo podemos seguir disfrutando, o disfrutar por primera vez los que aún no lo hicimos.
Me gusta el blog más como libro (aunque a veces se lea tipo Rayuela, lo cual tiene su encanto) que como diario. Siempre ahí, disponible para cuando un día nos acordemos del capítulo XII o del post de agosto del 2005 y queramos volver a leerlo. Hace bien porque, como decís, los buenos blogs no son tantos, así que mejor tenerlos a todos para poder seguirles sacando jugo.

Fede dijo...

Todos los que mantenemos un blog más o menos cuidado tenemos cierto afecto por volver, cada tanto, a los que creemos son nuestras entradas más logradas, más esmeradas.

No ocurre así con las fantochadas del blog confesional o del Twitter, ¿quién quiere volver a leer qué cepillo de dientes usó en 2005 o qué conversación bizarra tuvo con su tía abuela?

A mí no se me ocurriría borrar nada de lo que hay, no sólo por mí (en tal caso bastaría con guardarse las entradas al Word y borrar el blog) sino por los potenciales visitantes que, cada tanto, caen y discuten una entrada vieja (incluso con la esperanza casi nula de que alguien lea el comentario), lo cual me alegra de sobremanera.

¡Saludos!

PD: Lo de "poco posmo" lo tomo como un (gran) cumplido, por supuesto.

Ju dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ju dijo...

Señor:

¡Cuantas cosas en un solo post! Como quienes comentaron antes, rescato que lo interesante de los blog es que se pueda volver sobre antiguos post, y no necesariamente leer lo que aparece en la página principal (home se llama?)

Te leo siempre, señor. Espero que la abulia y el cansancio se vayan pronto asi podemos volver a leerte.

Un saludo desde Córdoba. Ju

(ah, y coincido que el blog de los dos fedes son de lo mejor que hay dando vuelta)